El Conde de Capracotta en la historia de Sudamérica

Libro  - Historia de Sgo del Estero II - TapaDescendiente de Capracoteses, Antonio Virgilio Castiglione, lanza su nuevo libro: Historia de Santiago del Estero – Muy Noble Ciudad (S. XVI a XVIII) en que menciona Capracotta y la conquista:
Caracciolo, Carmine Nicola (n. Nápoles, 1671  m. Madrid, 1726): fue el primer italiano designado virrey de España. Pertenecía a una antigua familia de la nobleza de Nápoles y entre sus títulos nobiliarios ostentaba el de ser un príncipe del Sacro Imperio Romano, príncipe de Santobuono y Conde de Capracotta, entre otros. Era un culto hombre de letras que anteriormente se había desempeñado como embajador extraordinario en Roma (ante el Papa) y ante la República de Venecia (1702), enviado por el rey de Felipe V de España. Su primera esposa fue Da. Giovanna Costanza Ruffo, quien falleció en Perú durante su gestión como Virrey.
Nos permitimos profundizar el análisis acerca de esta persona, debido a un interés personal y familiar nuestro, ya que la familia del Virrey había adquirido por vía matrimonial, en 1597, la propiedad del feudo de Capracotta.
En ese pequeño pueblo (hoy italiano) que estaba situado en los confines del reino de Nápoles, vivían nuestros antepasados -la familia del autor del libro-, como también los antepasados de muchos que emigraron a Santiago del Estero a fines del siglo XIX y que dieron lugar a las hoy siguientes familias santiagueñas: Bilotti, Borsellino, Bucci (Di Bucci), Carmosino, Carugno, Castiglione, Conti, Di Luezzo, Di Lullo, Di Nardo, Di Nucci, Di Rienzo, Di Tella, Di Tano, Gargaro, Gianserra, Giuliano, Griffa, Ingratta, Yocca (Iocca), Labate, Maranzano, Matteo, Paglione, Palumbo, Paoletti, Pettinicchi, Pollice, Quatrini, Santilli, Speciale, Terrera, Trotta y Yanucci. La mayoría se radicó en Villa Zanjón, fueron finqueros y cultivaron caña de azúcar y vid.

Los interesados en adquirir el libro, pueden contactar a Librería García Cambeiro, Buenos Aires: marcelo@cambeiro.com.ar

Vease la entrevista al Dr. Castiglione en El Liberal de Santiago del Estero :
http://www.elliberal.com.ar/ampliada.php?ID=72140

Italiano                                                                                   English

2 Responses to El Conde de Capracotta en la historia de Sudamérica

  1. Hebe Luz Avila says:

    Santiago del Estero es la primera ciudad fundada en el territorio de lo que es hoy la República Argentina. A sus primeros habitantes les cupo la heroica tarea de implantar toda una civilización en estas tierras áridas. Esta primera ciudad, muy pronto capital de la gobernación del Tucumán, no solo antecede en varios años a las que hoy subsisten, sino que resulta “la primera entidad política, institucional, religiosa y cultural que tuvo la Argentina actual”. En Santiago del Estero se fundaron las primeras instituciones que fueron conformando la nación en ciernes:
    – La primera evangelización: Desde la primera entrada de Diego de Rojas en 1543, los dos sacerdotes que componían la expedición celebran numerosos oficios religiosos. Cuando diez años después se funda la ciudad definitiva, se establecen las primeras órdenes religiosas, con su consiguiente labor misional y educativa. Francisco Solano, el primer santo de América, hizo allí sus milagros, como complemento de su tarea de prédica y de apaciguar los espíritus de nativos y españoles.
    – Una economía que abarca desde la agricultura (el primer grano de trigo que se sembró con éxito en nuestro país fue en esta madre de ciudades, en 1556), propiciada por la Acequia Real – a su vez la primera obra hidráulica en territorio patrio, construida inmediatamente después de la fundación de la ciudad-, hasta la industria y el comercio exterior.
    – En 1586 se erige la primera escuela del país a cargo de la Compañía de Jesús, para que pudieran “ser criados los mancebos en ciencia, virtud y letras” y en 1611 el Colegio Seminario de Ciencias Morales, primera institución de estudios superiores, base de la posterior Universidad de Córdoba.
    – La primera institución política, la Gobernación del Tucumán, Juríes y Diaguitas, se crea por Cédula Real en 1563, cuya capital es Santiago del Estero (Cuando treinta años después, en 1593, se constituya la Gobernación del Río de la Plata y Paraguay, se completará la geografía política de lo que en el siglo XVI se perfilaba como la Argentina).
    – El primer Obispado (1570), con su Catedral en esta ciudad, y el primer prelado del país, Francisco de Victoria, que cumpliera un labor clave en el ámbito eclesiástico, educativo y hasta en el político y comercial, con sus dotes de estadista
    – El primer monumento jurídico, y el más avanzado antecedente de justicia social en nuestro territorio, con las Ordenanzas del Visitador Francisco de Alfaro, dictadas en Santiago del Estero, en 1612.
    – La primera visión geopolítica, establecida desde este inicial centro político, puede sintetizarse en el poblamiento como expansión y defensa, la conformación de un corredor con centro en el interior (Gobernación del Tucumán), el afianzamiento de la producción y el comercio, y respaldado en estas concreciones, la creación del puerto en Buenos Aires, “el mirador del Tucumán sobre el Atlántico”6. De esta manera se configura la organización inicial en cuanto a la economía y lo social del territorio a poblar, con centro en las proximidades del actual río Dulce, entonces llamado río del Estero.
    Pero al instituirse en 1776 el Virreinato del Río de la Plata con capital en Buenos Aires, se cambia la geopolítica, al ubicar la centralidad en el puerto junto al Atlántico. Se inicia así el proceso hacia la constitución de un país agro-exportador, lo que fue minando las economías provinciales.
    Después vendría el enfrentamiento de unitarios y federales que culminaría en Caseros con el triunfo de porteños contra las provincias, a las que consideraban “los trece ranchos”, desconociendo todo aquel comienzo de esforzadas concreciones.
    Antonio Virgilio Castiglione es un santiagueño de ley, pertenece a una familia de notables en su ámbito, de inmigrantes italianoa con la fuerza y la capacidad suficiente para engrandecer a esta provincia tan alicaída cuando ellos llegaron. Y a esta altura de la situación, entiende que su mejor aporte es desentrañar los hechos de la historia, narrarlos con firmes fundamentos y dar a conocer la importancia -hasta ahota ahora negada por desconocimiento- del papel de Santiago del Estero en la conformación del país. Quienes conocemos su laboriosidad y constancia, así como el fuego que lo anima, acompañamos con beneplácito la publicación de esta historia ejemplar. Congratulaciones y el mayor de los éxitos para este segundo volumen, éxito que redundará en favor de nuestro Santiago.

  2. Ben says:

    Muchísimas gracias por el excelente resumen y unos quantos apuntes sobre el autor de la obra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *