Barbara Di Nucci Hendrickson, una artista que amó Capracotta

Mi esposa Barbara amaba sus visitas a Capracotta. La primera vez que viajamos allí fue en el año 1991. Un kilómetro antes de llegar al pueblo, estacionamos nuestro automóvil al costado de la carretera. Fue allí, en ese preciso momento, que Barbara escuchó los balidos de las ovejas que pastaban al lado del camino. Recuerdo con emoción  que a ella se le llenaron sus ojos de lágrimas.
Aquel pequeño pueblo que veíamos a la distancia, y que ella soñaba con conocer, se parecía a las descripciones que su madre y su padre le habían efectuado a ella toda su vida.
Para entonces, nuestros conocimientos del idioma italiano eran muy precarios y elementales, pero la gente que encontramos allí fueron extremadamente amistosos y nos ayudaron.  Chris Hendrickson, esposo de Barbara.

Barbara en sus proprias palabras . . .